Saltar al contenido

Revelaciones 63

… rezo… (9:31) a (9:38)

 

Yo.- ¡Gracias! Oh, Dios nuestro, ¡te amamos tanto, que queremos que nos guíes hoy y siempre, siempre!

+ Y lo hago. (Sonríe feliz, muy feliz). Y lo haré.

Y soy feliz, porque veo vuestro corazón, y él está lleno, pleno de amor por y para Mí. ¡Estoy “loco”, “loco” de amor por vosotros!

Y también amo a mis otras criaturas, creadas por Mí. Cambiad a mi canario, de sitio; ponedlo en la sala de estar, cerca de una ventana. Aquí donde está, se ha resfriado, por eso no canta. Ponedle un poco de miel en el pico, y sacadle el papel metálico que tiene en la bandeja; su brillo, lo atonta. ¡Ya veréis que, en tres días, volverá a cantar!