Saltar al contenido

Revelaciones 61

Rezo… (… h) a (9:02 h. mañana).

Yo.- Amor lindo y bueno, Dios misericordioso y justo, hoy viene Centerium; ¿deseas decirle algo?

+ ¡Hijo mío, gracias!

Tu Dios te agradece tu amor.

Deseo le deis de beber agua de Lourdes, tocada, como siempre, por Primavera, y rezada por mis dos instrumentos: Fuerza, y tú, hija mía. Y es que deseo dar la salud a mi amado apóstol Centerium, ya que lo necesito sano, para que me rinda todo lo mejor para Mí.

¡Hay mucha cosecha, amado Centerium!

El trabajo es agotador, por eso te doy la salud del cuerpo.

Bebe y vivirás, y me rendirás almas a Mí y, conmigo, a santa María, la más bonita de mis hijas.

A (9:05 h. mañana).

+ Escribe, escribe, Primavera.

Esta sonrisa amorosa y feliz que me has hecho, amada Primavera, junto con tu beso, después de horas de comunión conmigo, trabajando para Mí, Dios, y en beneficio de los demás, te los bendigo. Anota que Dios te ama, ¡Anótalo!

Rezo… (13:55 h. mañana).

Yo.- Amado Dios, Centerium no va a venir ¿Deseas decirle algo?

+ Centerium, hijo mío, no sufras, apóstol de Dios.

Timpu se rendirá a Mí, a Dios.

No hagas caso de las palabras, las personas encubren su miedo con excusas.

Pero mi hija Timpu, me ama, me ha dado su sí.

No le recojas los Escritos, que se los quede, para cuando las cosas le vayan peor y se sienta sola.

Si ella acudiera a Mí, a Dios, Yo le aliviaría.

Ven, hijita mía ¡Ven con tu Padre Dios!

Sólo deseo amarte y darte mi protección.

No temas a Dios, no temas a De Belén; es una cosa mía, y las personas que se cobijan a Él, desean ser buenas.

Yo no te pido que te hagas de De Belén. Yo, te pido que me ames.

Además, mis instrumentos no pertenecen a De Belén; Fuerza y Primavera, no son de mi Labor, pero también los amo como a ellos y como a ti, amada Timpu, mi bonita niña.

Rezo…

Yo.- Amadísimo y buen Dios. Te pide, Edón, unas lindas palabras para un recordatorio de difunto.

+ Voy al Amor por mi amor.