Saltar al contenido

Revelaciones 59

Rezo… (6:34 h. Madrugada) a (6:52 h. mañana).

Yo.- Dios mío y Padre mío: Te amo. ¡Te amo! Y deseo hacerte llegar la pregunta de Edón, que te pide le digas si sería prudente vender figuras femeninas con el torso desnudo. Si, bajo capa de arte, pueden dañar a clientes y transeúntes.

+ Y no sólo a estos dos, sino a los artistas y modelos. ¡¡No lo quiero Yo, Dios!!

Yo.- (y le veo un tanto “furioso”).

+ Es la justicia de Dios.

Si Adán y Eva, cubrieron sus cuerpos, es que el mal está en la desnudez carnal.

Vosotros, amados míos, por mi santa voluntad, por la voluntad del Dios, Uno y Trino, que os creé, sois humanos, y vuestros sentimientos afloran a flor de piel.

Así lo deseé Yo, Dios, para que os gozarais en el lícito amor y, por su goce, mantuvierais la fidelidad en el matrimonio, y os complacierais en darme hijos.

Pero no es bueno que los ojos vean, lo que les veda el corazón.

¡Sólo por amor matrimonial, es lícito ver la desnudez carnal!

¡¡Quede así escrito!!

Es mi Palabra y, por ser mi Palabra, es la verdad.

Además, os añado, amados míos, que, aunque me crucificaron desnudo, os pido cubráis mi deshonra, y, en la figuras, por vuestro amor filial, cubráis con vuestro amor filial y con un lienzo, mi vergüenza.

Os hablaré de la vergüenza que Yo, Dios, siendo asimismo el Cristo, Jesús, pasé desnudo en la Cruz.

Era el dolor de mi santo pudor, ese dolor que envuelve al alma de tristeza, la tristeza de que los demás, vean y se mofen de tu intimidad.

Ese dolor, también lo pasé y sentí Yo, Dios.

¡Cubríos los cuerpos!, ¡Mi Espíritu, vive en ellos!

¡Cubríos!

Tened piedad de vosotros mismos:

¡No sois bestias!, ¡¡sois mis amados hijos!!, ¡¡los hijos del Dios vivo!!

Os ordeno:

¡¡Cubríos!!

Rezo… (… h) a (6:56 h. mañana).

Yo.- Al Dios bueno; dice Edón: La música de vals, todo el tiempo sonando en la tienda, ¿no cansará?

+ ¿Te cansan los cantos de los pájaros que anuncian la llegada de la primavera? Pues no te cansará la llegada de lo que pronostica y ayuda a tu prosperidad financiera. ¡Tú lo verás, amado Edón; socio de Dios!, (y sonríe con buen humor).

Rezo… (… h) a (7:04 h. mañana).

Yo.- Al Dios todopoderoso y sabio; Edón te pide consejo y ayuda por un sobrino que tiene calvicie prematura.

+ En su caso, en particular, repito Yo, Dios, en particular, proviene del exceso de derramamiento hormonal sexual.

Que practique, por ser mi voluntad y de justicia, la castidad.

Hijos míos, no abuséis de vuestras potencias físicas, y no pongáis en ellas, el fin de vuestros días.

Soy Yo, Dios, vuestro fin, ya que os amé en un principio, y es el amor, quién os da el equilibrio físico.

¡Tened más amor a Mí, a Dios, y os amaréis a vosotros mismos! 

Rezo… (… h) a (7:08 h. mañana).

Yo.- Amado Amor, Edón pide, de parte de su muy amado amigo Flavio, que pesque mucho este año.

+ Pescarás, hijo mío; peces para mi santidad, y peces en la mar.

El día de la Virgen del Carmen, te concedo, amado Flavio, muy buena pesca en el mar, y en la tierra. (Y le veo alegre, eso es, alegre).