Saltar al contenido

Revelaciones 56

… rezo… (21:53) a (22:04)

 

Yo.- Amado, al más amado. Ayer, Eneas, me pidió que te preguntara si podría, si es tu santa voluntad, tener otro hijo. ¿Deseas decir algo al respecto?

+ Yo, Dios, amados míos, deseo deciros ante todo, lo mucho que os amo. Eneas, hijita mía, mi buena niña, mi dulce hija: te amo, y amo a tu esposo y a tu hija. Y te pido que dejes salir de tu corazón, todo el raudal de tu amor, que le tienes a tu hija, tu niña; ella necesita sentirlo, ¡dáselo!

Cuando se lo des, tendrás un nuevo hijo; Yo, Dios, os lo concederé, por mi amor, por el amor de Dios Padre, al ver tu amor de madre en tu hija, que tanto te necesita.

¡Dale tu amor, y Yo te daré mi amor, en forma de milagro!

Este es mi deseo, el deseo de vuestro Dios, que tanto y tanto os amo a los dos; a ti, amada , mi niña, y a tu esposo, tan y tan amado por Mí, por Dios.

¡Os amo!

No lo olvidéis jamás, oh, hijos amados de Dios, os amo.