Saltar al contenido

Revelaciones 50

Rezo… (22:35 h) a (22:50 h).

Yo.- Dios mío, amado mío, el hijo de una clienta de Edón, Davi, de 23 años, tiene un tumor entre un pulmón y el corazón. Del hospital, tras varias pruebas, le han enviado a su casa. Su madre lloraba porque sabe que no hay “nada que hacer”.

+ Yo, Dios, pido que se bautice, que beba el agua de Lourdes que mis instrumentos le harán llegar, se confiese y comulgue. Si lo hace así, vivirá.

Yo soy Dios, y os amo a todos y os dejo libres. Yo, Dios, derramo mi milagro contigo, amado hijo, Davi, pero tú, tú eres libre de obedecer a Dios, a Mí. Eres libre de hacer lo que te pido, pero si lo haces, repito: ¡vivirás!, y las lágrimas de tu madre, serán risas de consuelo. ¡Lo sello, Yo, Dios!