Saltar al contenido

Revelaciones 48

Miércoles, 10 de enero de 1996 …rezo… (16:44) a (16:51)

 

Yo.- Amor mío, ¡es verdad! ¡Estoy esperando una niña! Ayer fuimos a ver al doctor, y me hizo una ecografía; ¡es una niña!

+ (Ríe). Y se llamará Flos, y será una hija de Dios, una hija de María.

Estás contenta, ya que es cierto lo que Yo, Dios, te dije.

Esa fe tuya, amada Primavera, Yo, Dios, la quiero más firme.

Antes, cuando no te hablaba, tu fe habría movido montañas; ¿qué te ocurre, mi niña?

Estás preocupada por tantas cosas que he pronosticado. No dudes, pequeña mía, todas se cumplen y se cumplirán.

¡Os amo, instrumentos de Dios!

Y me gozo de ver tu cara de satisfacción, al saber que en tu vientre llevas a Flos; a mi pequeño gran amor.

Otra vez, tendrás varones. Ya sé Yo, Dios, que hubieras preferido un niño, pero mi deseo es ante todo, ¡Dios sobre todo! (Y sonríe dichoso de ver mi paz, al saber que es una niña, mi bebé).