Saltar al contenido

Revelaciones 49

…rezo…

 

+ Ya sé, Primavera, bonita, que no entiendes cómo un hombre puede amar, sin ver a la persona amada.

Pero, te diré que la mujer olvida más pronto, y que necesita de la visión constante de su amor.

Yo, Dios, lo dispuse así, ya que cuando se le muere un hijo a una mujer, sufre muchísimo, pero, que si no lo ve, termina conformándose, y puede ser feliz y reír, por sus otros hijos.

En cambio, el hombre, recuerda siempre.

Yo, Dios, los dispuse así, para la fidelidad matrimonial, ya que a veces, el hombre, por su trabajo, tiene que pasar días, meses o años, separado de su esposa.

La esposa tiene los hijos, que la hacen mantenerse fiel.

El marido tiene el firme recuerdo, y por él, es fiel.

El hombre y la mujer, por mi voluntad, la voluntad de Dios, son diferentes; ¡lo sello!