Saltar al contenido

Revelaciones 46

Martes, 7 de noviembre de 1995… rezo… (17:51) a (18:45)

 

Yo.- Padre, ¿qué deseas de mí? 

+ Yo, Dios Padre, deseo des a conocer el amor inmensurable de mi Hijo. El mundo espera con ansias, saber que Dios le ama.

Te necesito, hija mía, pequeña flor; eres pequeña, pero nuestro Amor te hará grande, aunque tú no lo deseas.

No temas, Satán no podrá contigo ni con mi amado hijo Fuerza, ni con ninguno de tus hijos.

Mi poder no se puede comparar con el de Satanás.

¡No tengáis miedo, ninguno de mis hijos que me sirve con amor y esmero!

La fuerza del mal es ridícula ante mi poder. ¡Soy Dios!, Dios Todopoderoso y Eterno, y mis hijos no debéis ir asustados por las acciones del maligno.

Yo, Dios, no permito que seáis tentados más de lo previsto por Mí.

Ve a mi amado hijo Xifón, y dale mis escritos. Y repito: Yo y no Satán, soy su director espiritual.

No temas, amado Xifón, sin tu consejo, Fuerza y Primavera, me entregaron a sus hijos, Ana y Víctor, para ayudarme a salvar el mundo. Y te pregunto, amado hijo mío, Xifón: ¿tú, de saber las intenciones de mis amados hijos, Fuerza y Primavera, se lo habrías permitido? Di. Pues, gracias a ir solos, a confiar en su conciencia, el mundo ha dado el paso definitivo. Te lo creas o no; así es. Y Yo, Dios Padre, doy testimonio de ello. Gracias, hijos amados, por escuchar vuestras conciencias, y con humildad y dolor de corazón, quisisteis reparar con vuestra entrega, la falta de amor de tantos hijos míos, que aún no se han dado cuenta, que mi muy amado Hijo, Jesús, murió en la Cruz, para glorificarme a Mí, Dios Padre.

¡Necesito almas grandes! En las que el amor lo acapare todo, ¡todo! Y las tendré, a través de estos escritos que son Míos, y que los escribe Primavera, para todos mis hijos.

¡Amados! Yo, Dios, os necesito, el mundo llega a su fin; ¡no temáis! Mi Hija, la Santa e Inmaculada Virgen María, tiene a Satán a sus pies; tanto da que lo creáis o no, ya que es verdad, y la verdad es, a pesar de la libre voluntad que tienen de discernir, mis amados hijos.

Si Jesús os ama, no olvidéis que Yo le pedí, por mi Amor, su Sacrificio de expiación. Y eso quiere decir, que Yo, Dios Padre, también os amo como Él.

Os lo creáis o no, es verdadero; la Santísima Trinidad en Unidad, ama a todos y a cada uno de los hombres que han vivido en el mundo, que viven y que vivirán.

La verdad es, a pesar de si la creéis o si la dejáis de creer.

Leed mis palabras, escritas a través de mi hija Primavera. Leed y creed, todos los mansos y humildes de corazón.

En mi Casa hay muchas moradas, y según el caudal de amor de mis hijos a Mí, su Dios, las llenan. Quien me ama más y lo demuestra con sus obras, ése habitará en el mismo centro de mi Corazón. ¿Dónde quieres habitar tú, hijo amado, hija amada? Pues de ti depende, cuanto más ames a tu Dios y Señor, más cerca de mi Corazón estarás para toda la Eternidad.

¡Amaos unos a los otros, y ayudaos a amarme! ¡Yo os amo, os llamo, y mis gracias os doy! Amadme, hijos de mi Sangrante Corazón. Amadme y respetad la voluntad de Dios.

Xifón, amado y buen hijo, respeta mi voluntad. Dios no actúa con todos sus hijos igual. Repasa la vida de mis Santos y te cerciorarás. Ayuda a mis amados hijos, Fuerza y Primavera, ayúdales a serme fieles. ¡Te amo, hijo Xifón! La Santísima Trinidad te ama, y amo a cada uno de los que leen estas mis Palabras. Uníos al Santo Padre, que Yo, Dios, estoy en él.

Yo.- Amado amor, deseo preguntarte cuál es tu Voluntad, en cuanto al amigo de mi esposo Fuerza, que es catedrático de cine. 

+ Amados hijos, estuvisteis solos durante diez años, y deseo que sigáis solos; así se verá que Yo, Dios, os dirijo. Ya que si ven unos instrumentos incapacitados, verán la mano de Dios, ¡mi mano!, en los resultados.

Podéis escuchar los consejos de este hijo mío, que es amigo del patriarca Fuerza, pero decidid vosotros solos, ya que es mi Espíritu el que decidirá.

Gracias, amado hijo Fuerza, por interesarte por “mi película”. (- Con los años, hemos visto, y se ve, que lo que Dios llama “su película”, es nuestra vida, reflejada en estos escritos; y lo del baile, es dejar que Dios Espíritu Santo, viva en nosotros y nos infunda, su Amor y Bondad; es como bailar con Dios, por la felicidad que da vivir en gracia de Dios, por confesar nuestros pecados y faltas, y por comulgar.) Yo te bendigo, y mis hijos y tus hijos, te amarán infinitamente más, de ahora en adelante. Lo dispongo Yo, Dios, por mi santa voluntad. Haz tus proyectos de jardines, a Dios le agrada todo lo que he creado, y las plantas fueron parte de mi Creación. ¡Te amo, patriarca Fuerza! Queda con mi paz, Yo te la doy. Sé feliz con ella, y con toda tu familia.

Deseas, Primavera, hijita, que te oriente respecto a mi hija Liasium; (- entiendo la señora Liasium, la mayordoma del sacerdote Cal) ayúdala, con tu amor, a vencer su excesivo pesimismo, que envenena las buenas intenciones, de amor y optimismo, de mi amado hijo, Cal.

Cal, hijo mío, no permitas que lo negativo que tienen y tenéis los hombres, influya en el amor que les debes a tus feligreses. Ellos te necesitan, y no son ni peores ni mejores que otros hombres, que tú mismo, y que la misma amada hija Liasium.

Hija mía, ¡cállate!, no permitas que tu boca hable, aunque creas y tenga razón; ¡Yo te lo ordeno, amada hija de mi Inmaculado Corazón! Interfieres mal en mis asuntos, ¡en los asuntos de tu Dios y Señor! Si me amas, y sé que me amas, ¡detente en tus palabras! Pídeme te dé confianza en tus semejantes, y como Dios que soy, que te amo tanto, te lo concederé. Te amo, amada hija Liasium. Sé fiel a mis palabras; te daré mi paz, y vivirás y dejarás vivir a mi hijo Cal, en ella.

¡Que mi paz venga sobre todos mis hijos, a los que Yo amo, aunque ellos no me amen, de momento!