Saltar al contenido

Revelaciones 46

Domingo, 7 de enero de 1996… rezo… (10:44) a (10:54)

 

+ Amado hijo, Trabajo: ¡felicidades!

Tu santo patrón, me pide siempre por ti.

Eres bueno, y con los años, serás un fiel instrumento de Dios, mío. (Tiene ahora mi hijo, siete años).

Tengo reservado para ti, pequeño, Trabajo, múltiples maravillas, que por mi gracia, que te di, al imponerte mi hija Dol, las manos, te reservé.

Tu Dios, espera mucho de ti.

Seme fiel, ámame, y siempre que tengas un pecado o una falta, ¡corre a confesarlos! como ahora haces, y Yo, Dios, me plazco.

Al ser hoy el día de tu santo, Mamá, san José (al que amas y rezas), y Yo, Dios Trino, te deseamos felicidad total. ¡Pídeme un deseo, y besa la figura del Jesusito! Yo, Dios, te devolveré el beso en tu corazón, y recibirás tu petición. (Y sonríe con un amor que le llenan de chispitas los ojos, los ojos de Dios).