Saltar al contenido

Revelaciones 36

Rezo… (17:09 h) a (17:17 h).

Yo.- Al Dios de los cristianos: Te amamos tanto, y te necesitamos tanto. No podemos vivir sin Ti.

+ Ni Yo deseo que viváis sin Mí.

Os quiero.

¡Venid!

Os espero, os amo.

¡Estoy aquí!

Yo.- Amado, y te pregunto por el amigo de nuestro amigo Edón, el Sr. Soles-des. ¿Deseas algo para él?

+ Desear, deseo tantas cosas.

Oh, hijo bueno, mi Soles-des, ese niño que me pide como un niño, y que es el heredero de mi Reino.

¿Que qué deseo de ti?

De ti, amado Soles-des, deseo, no tu amor, ya que lo tengo. Pues… ¿Qué puedo desear Yo, Dios, de ti?

Deseo tu amistad.

No me veas como sólo a un Dios. 

¡Mírame! Yo, soy Cristo, el Jesús que viví en la tierra, y necesito amigos.

¿Quieres, Soles-des, ser mi amigo?

(Y veo a Jesús sonreír con agrado; con simpatía amistosa).