Saltar al contenido

Revelaciones 30

Rezo… (10:55 h) a (11:13 h).

+ Y ahora, para vosotros, familia Lluvia. ¿Estaréis contentos con vuestra hermanita, verdad? (Y sonríe con agrado). Ella estará también muy contenta de todos. Ya la amáis. Eso place a Dios, y os bendice.

Amaos todos mucho, hermanos Lluvia, que a través de vuestro amor y unidad, el mundo soñará y querrá vivir la bondad, la bondad y el amor que vive en el corazón de unos hermanos cristianos.

Mamá desea deciros algo.

* Hola, hijos míos.

Os amo mucho, mis niños Lluvia, y a Flos, la amo igual y lo mismo que a vosotros.

Os doy las gracias por todas las flores que me regaláis, los dibujos, las canciones, y las cartas tan amorosas que me escribís. Hay algunos que queréis “competir”, a ver quien me ama más. No lo hagáis, hijitos míos. El amor verdadero no se puede ver ni comparar, porque el amor sale y está y vive, dentro del corazón de cada uno.

¡Todos me amáis mucho! (Y sonríe muy y muy feliz, con una sonrisa abierta). Y Yo, María, la Madre de vuestro Jesusito, vuestra Mamita, os amo mucho, y a todos por igual. Gracias, hijos míos, por amarme tanto.

+ Y Yo, Dios, os bendigo a todos, familia Lluvia, a padres e hijos, por amar tanto a mi Madre, por rezar cada día el ángelus, el santo rosario y las tres avemarías…

Confesaos más a menudo, pero no me cojáis demasiados escrúpulos por temor a permitir malos pensamientos.

Hijitos, queréis ser muy buenos, pero Satán también interviene, en un exceso de escrúpulos.

¡Ojo!, los malos pensamientos existen, pero a veces, es la naturaleza que os habla, y eso no es pecado, ya que es imposible acallarla.

Vosotros, no divaguéis en ella, pero no os atormentéis por su voz, ya que es mi voluntad que la oigáis.

Sois seres humanos, hijos de Dios, pero carnales.

No olvidéis que os amo; ¡luchad!