Saltar al contenido

Revelaciones 17

Rezo… (12:05 h) a (12:20 h).

Yo.- Amado Dios, deseo preguntarte por un amigo del Sr. Edon. Se llama Triasim y está grave, creo que de leucemia.

+ Amado hijo, Triasim, Yo, Dios, me apresuro a venir en tu auxilio.

¡Te devolveré la salud!

Y tendrás paz física, por el gran, inmenso e intenso amor que Yo, Dios, siento por ti; hijo predilecto, el caballero de María Reina, la que te dio su rosa roja, hace mucho tiempo.

No temas más, hijo de mis entrañas, amigo íntimo de Dios, ¡mi Triasim!, ya no sufras más, que Yo, Dios, acudo, me apresuro, a derramar mi santo milagro en ti, hijo amadísimo.

Y deseo dar mi bendición, y con ella, abundancia de gracias y dones, tanto espirituales como materiales, a mi fiel, a mi incondicional, hijo Edon, que también pertenece a la Orden Celestial de los caballeros por amor, al amor y al honor de María Reina; a mi amadísimo amigo, a mi hijo predilecto; a ti, Edon, seas doblemente bendecido, por pedir por tus amigos.

Acudid a Mí, a Dios, por vuestros familiares y amigos.

Aunque Yo, Dios, estoy en el dolor, no por eso deseo que sufráis.

Fuerza, Primavera, amados instrumentos divinos; coged agua de Lourdes, rezad las dos oraciones que os di; y cuando beba el agua de Lourdes, mi amadísimo hijo Triasim, y confiese y comulgue, mi milagro será un hecho verídico, comprobable, auténtico, irrefutable.

Os amo, hijos míos, ¡os amo!, Dios, Yo; estoy loco de amor por vosotros, y más, si me correspondéis.

Fuerza, puedes enviar el frasco de agua por correo; mis ángeles lo custodiarán, y mi milagro, el milagro de Dios, será llevado a cabo.

No os olvidéis de rezar por, y para, el Santo Padre. ¡Uníos a él!, es mi deseo, el deseo de Dios.

Amados míos, Triasim, Edon: ¡un abrazo!