Saltar al contenido

Revelaciones 11

Viernes, 5 de abril de 1.996   Rezo…      19:09 h.

Yo.- Amado Jesús, de parte de Cantus. Te pregunta si puede darle tus escritos a su sobrina Tripolina y su esposo Anstrenima, y comentárselos.

+ ¡Apóstol! Eres, Cantus, mi apóstol, mi amigo íntimo, y te premiaré; gozarás en la gloria, de un lugar privilegiado, del lugar de amistad.

Hay quien me ama y me ama mucho, pero me ve como a un Dios lejano. Tú, amado Cantus, y todos aquellos que me amáis y me conocéis bien, sabéis que estoy cerca de vosotros, y al estar cerca, nos tratamos, y al tratarnos, nos conocemos más y mejor, y al conocernos, hacemos amistad; ser amigo de Dios, es un privilegio para los corazones valientes. Y tu corazón, amado hijo y amigo Cantus, es valiente y valeroso, y tu Dios te bendice, te da las gracias y espero me cantes canciones en mi honor cuando vuelvas otra vez a casa de los Lluvia; allí estoy Yo, Dios, y María Santísima está conmigo; cántanos, Cantus, cántanos canciones, a Mí, a Dios, a Jesús, nos gusta. Me gusta que me reces cantando.

Cantad, hijos míos, cantad con la alegría de servirme; Yo espero oíros.

Yo, Jesús, cantaba.

Mi Madre cantaba, y Yo, Dios, me gustaba oírla, y como niño que fui, la imitaba y cantaba.

Los dos, y a veces los tres, con San José, cantábamos a Dios.

Me gustaba cantar al Padre; me gustaba cantarme.

¡Cántame, Cantus!

¡Cantadme, familia Lluvia!

Cantad a Dios, con amor salido del corazón.

Y te digo, amado Cantus, que puedes comentar el amor de vuestro Dios, mío, a quien desees.

Y mis Escritos están dictados para que los entienda todo el mundo, y lleguen a los corazones.

¡Deseo y busco y encontraré, el sí del amor de todos los hombres!

Ya te dije, amado amigo, mi Cantus, que eres trabajador de los primeros. Como a mis doce apóstoles, a ti, Cantus, te he elegido de los primeros; estate orgulloso de que Dios, Yo, he pensado en ti.

Tu Jesús cuenta contigo.

Y deseo que sepas con seguridad, que tú, amado Cantus, puedes contar con Jesús, con Dios.

 

19:25 h. tarde.

 

 

Yo.- Nota del 30/12/2.007  (cuando estoy pasando las Revelaciones Divinas para colgarlas en la Web. www.Diosjesustehabla.com).

+Amados, varío Yo, Dios, el nombre del pseudónimo para que no sigáis historia alguna, porque aparte de los Lluvia, los demás sólo son testigos de mi amor. Los lluvia, son instrumentos; todos ellos y sus descendientes, hasta el último, son instrumentos de mi gran amor por los hombres, y aún en años de angustia y abandono de Dios en algunos, Yo, Dios, a todos, ¡a todos!, los recogeré antes de la muerte, y serán todos, todos, instrumentos fieles en la oración, y muchos, con su ejemplo. Benditos sois amados de mi generación.

Yo.- ¿Qué quieres decir, con: “Amados de mi generación”?

+ (Sonríe Jesús) No todos queréis beber el cáliz del sufrimiento por amor. Tú misma, a veces, mi amada y fiel Primavera, aún hoy, haces tratos conmigo con Dios, para que aparte de ti sufrimientos, pero sufres voluntariamente y con generosa obediencia, para evitarte sufrimientos que la misma vida te daría. ¡Te adelantas a ellos! y prefieres sufrir más intensamente, pero por hacer mi voluntad, que sufrir lo que Yo, Dios, permitiría, por estar sellado en la misma naturaleza. Eres lista. Siempre te lo he dicho. (Y sonríe medio-contento Jesús). ¿Por qué pones medio contento? Di.

Yo.- Porque sonríes, y a la vez, noto tu tristeza interior, mi amado Señor Jesús.

+ Te están preparando lazos, nuevamente, como hace años ya pasaste, y resististe, y comprobé vuestro amor; por eso son innecesarios, porque ya sé que me amáis, que me amas. Por eso, Yo, Dios, adelanto el tiempo, y todo su tiempo será perdido.

¡Gloria a Dios!