Saltar al contenido

Revelaciones 87

 … rezo… (12:13) a (12:32) 

 

Yo.- ¿Es verdad que deseas, amor, que te pregunte sobre el sueño?

+ Es verdad. Deseo pediros que, por lo general, todos mis hijos, debéis dormir más.

No toméis excesivo café, eso altera el funcionamiento del organismo.

La oscuridad de la noche, es para dormir.

Yo, Dios, deseo viváis felices. Y siendo vosotros, cuerpo y espíritu, no sólo debéis ocuparos de lo espiritual, de amarme y obedecerme, sino también de cuidar de vuestro cuerpo.

Os deseo, Yo, Dios, a todos, a todos, larga vida. Os necesito.

Y os digo que cuidéis de vuestro cuerpo.

¡Dadle horas de sueño!

Duchaos antes de acostaros.

Y no comáis, por lo menos, dos horas antes de iros a dormir. ¡Coméis demasiado!

El sueño es reparador, hay que descansar.

Prefiero que os levantéis antes, y desayunéis en familia.

Y que sea por la mañana, cuando habléis de vuestras preocupaciones y problemas. Por las noches, no estáis tan capacitados para comunicaros. Poned vuestros problemas en las oraciones que me dirigís por la noche, y Yo, Dios, acudiré a tus sueños, y te ayudaré a solventarlos. Oirás mi amorosa Providencia.

Ten fe, ten calma.

Confía en Mí.

¡La noche es para dormir!, para demostrar que tienes mi paz, la paz de Dios, que te arrulla y te canta canciones de cuna.

Cuando salga el sol, lo verás todo de otro color, del color de la fe, de la esperanza, ¡del amor!

Hay que dormir más y mejor.

Yo, Dios, te cuido, ¡hasta en sueños! No os abandono jamás. ¡Os amo, hijos de Dios, míos!