Saltar al contenido

Revelaciones 13

… rezo… (8:59) a (9:25)

 

Yo.- Perdóname, Dios mío, perdona mis pensamientos. Y si no deseas contestar a ellos, yo lo comprendo, ya que son injustos, pero me roen las entrañas y tengo necesidad de tu amor.

+ (Se ríe con dulzura, una dulzura alegre). Yo, Dios, veo tu corazón, Primavera, y te amo, y te soy fiel, y siempre te he amado y te he sido fiel.

Así mismo ha hecho contigo mi amado hijo, mi fiel en el deber, el patriarca Fuerza. No sufras, el enemigo puso en ti la duda para aniquilar vuestro amor.

¡Lo intentaron todo!, pero Yo, Dios, y mi Madre santísima velábamos por los dos. Aunque no teníais mi sacramento, teníais mi amor, el amor de Dios.

He sido Yo, Dios, quien ha puesto el deseo de tu pregunta, ya que mi voluntad es que el mundo conociera mi respuesta, que al ser de Dios, es la única respuesta verdadera.

Y añado, con mi autoridad, con la autoridad que sólo tengo Yo, Dios:

¡malditos todos, los hijos míos, hijas mías, que habéis propagado injurias y mentiras de mis amados y fieles Fuerza y Primavera; arrepentíos y confesad vuestro pecado antes que desate mi ira, la ira de Dios en vosotros! (Yo.- Dios está duro y justo en su porte de Rey).

Sí, ahora habla el Rey, Rey bueno y sabio, que ama y vela por sus súbditos.

¡No soporto la mentira, y mucho menos, la destrucción!

Sabrán de mi justa ira, quienes libremente deseen destruir la honra de cualquiera de mis hijos, sea éste creyente o infiel; sea éste fiel, a mi amor, o alejado de Él.

¡No permito que os destruyáis por vuestra lengua inquieta!

¡Retenedla!

Olvidaos de los demás y pensad en Mí, en Dios, que os amo a todos y que he hecho el mundo para la paz.

¡No pongáis guerra entre los esposos!

Antes, si tienen problemas, ¡reconciliadlos!

El matrimonio es sagrado.

Son dos en uno. ¡Que no se meta un tercero ni un cuarto! Yo, Dios, os lo ordeno.

Escribe todo esto, amada Primavera, y que aprendan mis hijos, de vuestro amor conyugal, el tuyo y el de Fuerza, que si da envidia a los ángeles, ¿qué no hará en los hombres, siendo estos imperfectos?